EL CUESTIONARIO DE PERSONALIDAD 16PF-5, ¿QUÉ EVALÚAN SUS ESCALAS?

Características descriptivas del 16PF-5

Existe un elevado consenso dentro del colectivo de expertos en el ámbito de la evaluación de la personalidad sobre la rigurosidad de la prueba 16PF. Este instrumento elaborado por Raymon B. Cattell ha ido actualizándose desde su origen hasta conformar su más reciente versión en 2011 (16PF-5).

Mayoritariamente, su aplicación más extendida se encuentra vinculada al área clínica en la detección de trastornos de personalidad, así como en la obtención de medidas comparativas entre el pre-tratamiento y el post-tratamiento psicológico. Aún así, el 16PF-5 ha sido también ampliamente utilizado en el sector de las organizaciones (selección de personal) y en el ámbito educativo (orientación académica).

Este cuestionario cuenta con diversas características que le aportan un elevado índice en sus propiedades psicométricas, la fiabilidad o precisión de los ítems y la validez, es decir, si los elementos de la prueba evalúan realmente el constructo psicológico en cuestión (los rasgos de personalidad). Por otra parte, cabe estacar que el 16PF-5 se ha construido en base a la metodología factorial, lo cual permite establecer la polaridad (la tendencia a presentar dicho rasgo) del sujeto evaluado respecto de 16 rasgos de personalidad primarios más concretos. A su vez, el perfil obtenido tras la interpretación del cuestionario aporta datos sobre la presencia de los cinco grandes rasgos de personalidad principales -los denominados Big Five (Extraversión, Ansiedad, Dureza, Independencia y Autocontrol)-, los cuales se describen en un modelo teórico que cuenta con gran soporte y evidencia científica. Finalmente, la prueba facilita el resultado de tres valores destinados a determinar el estilo de respuesta de la persona evaluada a fin de comprobar más detalladamente la sinceridad o veracidad de las respuestas emitidas.

31pxUK9TEzL._SX353_BO1,204,203,200_

Las 16 escalas del 16PF-5

1. Afabilidad: esta escala evalúa la orientación que presenta la persona de forma general en situaciones de interacción social. Puntuaciones bajas se relacionarían con perfiles distantes o díscolos, mientras que puntuaciones elevadas indicarían funcionamientos comunicativos y afectuosos.

2. Razonamiento: esta puntuación refleja la habilidad para abstraer relaciones entre diversos elementos o conceptos. En el extremo inferior se situarían individuos con una baja capacidad de razonamiento, en cambio el extremo superior reflejaría una elevada potencia intelectual que muestra facilidad en la adquisición de nuevos aprendizajes.

3. Estabilidad: este concepto se define por la capacidad que el individuo presenta para hacer frente y adaptarse a las demandas del entorno, a las situaciones cotidianas que entrañan cierta complejidad a nivel emocional. El polo positivo de la escala se vincula a personalidades maduras, emocionalmente estables y tranquilas. En cuanto al polo negativo se corresponde con la facilidad para sentirse afectado por los sentimientos, tendencia a la inseguridad y a presentar un ánimo voluble.

4. Dominancia: la dominancia se entiende como la voluntad para ejercer control sobre los demás, así como la capacidad de detección este fenómeno por parte de otras personas sobre tal individuo. En el rango inferior se situarían personas sumisas o conformistas y que presentar un significativo deseo por agradar a los demás, mientras que en el rango superior estaría definido por sujetos firmes e independientes.

5. Animación: este rasgo se refiere al grado de impulsividad que expresa una persona en su comportamiento habitual. Una puntuación elevada en animación harían referencia a la tendencia a manifestar actitudes de entusiasmo, jovialidad o locuacidad. Por el contrario, puntuaciones bajas se vincularían con un estilo sobrio, serio y reflexivo.

6. Atención a las normas: en esta escala se mide el nivel de poder del superyó en el individuo en relación a si tiende a aceptar las normas éticas y morales colectivas, a adoptar un papel responsable e íntegro (extremo positivo) o si muestra resistencia o reticencia a asumir tales reglas (extremo negativo).

7. Atrevimiento: este constructo refleja la tendencia de sujeto a asumir riesgos y a la capacidad para sopesar las distintas alternativas antes de emitir una decisión determinada. Personas con puntuaciones altas tenderían a emitir comportamientos impulsivos, atrevidos y aventurados. Por contra, los individuos tímidos, precavidos o reprimidos obtendrían valores más bajos.

8. Sensibilidad: la sensibilidad se define por la habilidad empática que muestra una persona y estaría representada en el rango alto de puntuaciones por perfiles idealistas, abiertos y que buscan la comprensión y el afecto ajeno. El rango bajo de valores indicaría frialdad, escaso sentimentalismo y elevada desconfianza.

9. Vigilancia: esta escala mide el grado de confianza que otorga un individuo a las intencionalidades de los demás, determinando la naturaleza de las relaciones interpersonales que tal sujeto mantiene en su entorno. Perfiles altamente vigilantes se relacionan con estilos desconfiados, suspicaces y precavidos, mientras que las personas más tolerante, confiadas y conformistas se encontrarían delimitadas como escasamente vigilantes.

10. Abstracción: este constructo evalúa el foco hacia donde la persona centra su capacidad atencional. Los perfiles creativos, imaginativos, poco convencionales e incluso extravagantes obtendrían elevadas puntuaciones en esta escala. En el lado opuesto, un estilo práctico y realista quedaría reflejado por valores cercanos a cero.

11. Privacidad: la privacidad es un indicador del nivel de apertura que la persona manifiesta ante otros individuos y de la naturalidad con la que expresa sus cogniciones y emociones. Valores cercanos a diez se observarían en individuos discretos que tienden a manipular la imagen que ofrecen a las demás personas para a fin de generar una buena impresión. Las puntuaciones próximas a cero se vincularían a perfiles ingenuos y con escasa habilidad para adaptar las propias expresiones a la situación social.

12. Aprensión: ese concepto mide el grado de seguridad, autoaceptación y autoestima que la persona presenta de forma general. Sujetos con altas puntuaciones tenderían a manifestar inseguridad, afectación significativa ante las críticas y un ánimo depresivo. En el otro extremos se encontrarían las personalidades serenas, autoconfiadas y seguras de sí mismas.

13. Apertura al cambio: esta escala es una medida de la intensidad que muestra la persona hacia la novedad y el bajo convencionalismo. En el polo positivo se hallarían perfiles que se saben separar las normas establecidas y se encuentra abierto a la vivencia de nuevas experiencias. El polo negativo reflejaría un estilo actitudinal y comportamental más conservador, mostrando cierta aversión al cambio.

14. Autosuficiencia: esta característica se define por el grado de dependencia que muestra el sujeto respecto de oras personas. Los individuos que obtendrían mayores puntuaciones tienden a sentirse mejor sin compañía y no suelen necesitar o pedir la ayuda del otro. En el lado opuesto, las personalidades amantes de la compañía, socialmente más integrados y con tendencia a buscar el contacto o la aprobación ajenos puntuarían más bajo.

15. Perfeccionismo: el perfeccionismo queda reflejado por el nivel de orden, disciplina y capacidad de organización del individuo. Elevadas puntuaciones se vinculan a sujetos perfeccionistas que emiten un ato grado de control sobre sus actuaciones personales. Estilos más flexibles, tolerantes con los errores o que muestran cierta indiferencia a las normas sociales obtendrían valores inferiores en esta escala.

16: Tensión: este concepto hace referencia a la presencia de activación nerviosa y preocupación que muestra el individuo de forma general. Los valores próximos a diez serían característicos de personas con un funcionamiento ansioso, nervioso e irritable, mientras que perfiles tranquilos, pacientes y serenos marcarían un bajo índice de tensión.

 

Referencias bibliográficas:

– Seisdedos, N. (2013): Manual 16PF-5. TEA Ediciones: Madrid (autores originales del test: Cattell R. B., Cattell A. Karen S. Cattell y Heather E.P. Cattell).

– Colegio General de Psicólogos de Madrid: Evaluación del test 16PF. Enlace http://www.cop.es/uploads/pdf/16pf5.pdf

Categorías psicologíaEtiquetas , , ,

2 comentarios en “EL CUESTIONARIO DE PERSONALIDAD 16PF-5, ¿QUÉ EVALÚAN SUS ESCALAS?

  1. Me siento muy agradecida por compartir esta excelente información Es un buen tema para comentar y aprender sobre
    el. Tendré que ponerme a estudiar más sobre las pruebas psicométricas para interpretar los resultados
    de mis candidatos adecuadamente. Gracias nuevamente, saludos.

    Le gusta a 1 persona

    1. Buenos días Agustina,

      Gracias por tu mensaje. Te invito a suscribirte a la lista de correo web para que puedan llegarte los artículos que voy publicando, así como otros contenidos de interés. Puedes hacerlo desde http://www.elisabetrodpsicologia.net. Saludos cordiales.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close