SEROTONINA: ¿QUÉ ES Y QUÉ FUNCIÓN TIENE EN EL SISTEMA NERVIOSO?

Autora: Montse Vaca, neuropsicóloga en Elisabet Rodríguez – Psicologia i Psicopedagogia (Granollers).

La serotonina, el neurotransmisor de la felicidad

El sistema nervioso del ser humano está conformado por miles de células nerviosas denominadas neuronas. Estas células cuando reciben un tipo de estimulación, ya sea del exterior como del interior del organismo, transmiten esta información a otras neuronas a fin de que el input recibido sea procesado. En este proceso intervienen diversas sustancias químicas, los denominados neurotransmisores, que posibilitan el paso de la información entre neuronas.

La serotonina es uno de los neurotransmisores más importantes en la regulación del estado de ánimo y la sensación de bienestar, es decir, con los aspectos que relacionados con la felicidad que puede percibir el individuo. La serotonina se fabrica en el cerebro y se encuentra en todo el cuerpo gracias a que se encuentra ubicada en el torrente sanguíneo.

¿De qué se encarga la serotonina?

Este neurotransmisor, a grandes rasgos, se vincula con la sensación de bienestar, si bien es cierto que en concreto se encuentra implicado en las siguientes funciones:

–       Regulación del estado anímico: la capacidad de modular el estado de ánimo hace que la serotonina sea uno de los principios activos de muchos medicamentos para tratar la ansiedad, la depresión y otros trastornos del estado de ánimo.

–       Digestión: contribuye a un funcionamiento intestinal correcto y de generar la sensación de apetito y saciedad.

–       Sueño: la serotonina influye en el grado de calidad del sueño, así como de la capacidad para disfrutar del descanso.

–       Densidad ósea: la serotonina está vinculada con el grado de densidad de los huesos. Así, a menor nivel de serotonina, menor nivel de densidad ósea presenta la persona.

Por otra parte, cuando se observa un nivel bajo del neurotransmisor serotonina, pueden desencadenarse consecuencias como:

–       Depresión y tristeza: el déficit de serotonina puede contribuir a experimentar cambios de humor, falta de sueño y problemas digestivos, lo cual en ocasiones puede derivar en el desarrollo de una depresión.

–       Ansiedad: el déficit de serotonina puede implicar el incremento de aparición de síntomas ansiosos.

–       Problemas de memoria: la baja serotonina puede producir déficits en la memoria y problemas de concentración.

Photo by Andre Furtado on Pexels.com

¿Cómo se puede contribuir al aumento de serotonina de forma natural?

Los siguientes factores pueden ejercer como variables protectoras, fomentando el nivel de serotonina en el sistema nervioso del individuo:

1. Reducir los niveles de estrés:

La serotonina ayuda a regular el nivel de estrés. Estar expuestos a un grado de este tipo de experiencia de manera constante produce una disminución de la serotonina, afectando negativamente a las propias defensas y empeorando la salud física y psicológica.

Otro de los efectos del estrés está relacionado con la alimentación. Cuando se experimenta la sensación de estrés el organismo tiende a requerir la ingesta de alimentos ricos en grasas, carbohidratos y azúcares, los cuales devienen algunos de los principales enemigos de la serotonina.

2. Promover una dieta equilibrada y rica en triptófano

La alimentación resulta un factor muy importante en relación con el estado de ánimo. Los alimentos ricos en triptófano contribuyen a un mejor estado de ánimo, entre los cuales se destacan los siguientes:

  • Carne de pavo y pollo
  • Pescado azul
  • Huevos (sobretodo la yema)
  • Lácteos
  • Plátano, piña, aguacate y ciruela
  • Berros, espinacas, remolacha, zanahoria
  • Frutos secos
  • Chocolate negro
  • Cereales integrales, arroz y avena
  • Legumbres
  • Alga espirulina

3. Aumentar el consumo de omega-3

Además del triptófano, existen otros muchos elementos presentes en los alimentos que pueden ayudar a aumentar los niveles de serotonina. Una alimentación rica en ácidos grasos, como el omega-3, favorece la producción y regulación de neurotransmisores como la serotonina, la dopamina y la adrenalina. Por ejemplo, una de las principales fuentes de grasas saludables es el pescado azul y el marisco. 

4. Realizar ejercicio físico

El ejercicio físico aumenta los niveles de serotonina, por este motivo, realizar actividades de tipo físico de forma regular puede ayudar a mantener elevados los niveles de este neurotransmisor.

5. Dormir la cantidad de horas necesarias

La falta de sueño contribuye al incremento de estrés y de la sensación de cansancio. Mientras se producen los ciclos de sueño el propio cuerpo restablece los niveles de serotonina, por lo que un descanso adecuado resulta fundamental para disponer de un estado de salud mental funcional.

Referencias bibliográficas

Trueta, C. (2012). Regulación de la liberación de serotonina en distintos compartimientos neuronales. Salud Mental, 35, 435-443.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close